En Aguascalientes, un grupo de mujeres emprendedoras da vida a Búho Frazada, un proyecto que transforma la típica frazada en un vínculo entre padre e hijo por medio de una historia.

Antes de Búho Frazada tenían otros productos que los llevaron a tener la inquietud de innovar y crear algo que los niños adoptaran durante su infancia. Gabriela Ríos, su creadora, pensó en su hija y determinó que sería buena idea tener una frazada que se pudiera doblar y convertirse en peluche y así los niños la usaran para jugar.


A Gabriela se le ocurrió darle a cada frazada un color y una historia, de esta manera se crearía un vínculo entre padres e hijos al momento de leer la historia.

Creer en el producto y en el equipo los ha mantenido unidos y el compromiso de saber que sus familias se sostienen con la venta de los productos los hace salir adelante. Aunque pensaron que no iban a llegar a la final de la convocatoria de Pequeño Productor, ver los búhos en las tiendas Walmart se ha convertido en un sueño hecho realidad para este grupo de mujeres.

Regresar a las Historias